Miércoles, 30 Julio 2014



Miércoles, 30 Julio 2014
ESTILO DE VIDA
¿FOCOS ECOLÓGICOS?
Por: Redacción  Fuente: Esmas   23 enero 2013 | 15:15
 

Algunas de las ventajas del uso de focos de bajo consumo son: el usuario ahorra energía y dinero mientras reduce la contaminación del medioambiente, pero algunas sombras se ciernen sobre tan luminoso utensilio.

 
Los focos CFL (del inglés Compact Flourescent Light Bulbs) o focos de bajo consumo, como se las conoce habitualmente, cada día se utilizan más.
 
Casi todos los gobiernos del mundo están llevando medidas para promocionar su uso en detrimento de las focos incandescentes tradicionales, por el ahorro energético que traen consigo.
 
Ahorras dinero
 
"Si tenemos en cuenta que del consumo total del recibo de la luz, la iluminación supone de un 15 a un 20 por ciento, con estas lámparas se puede ahorrar en torno al 15 por ciento de esa factura al año. A más cantidad de estas lámparas, mayor ahorro energético", afirma Benito Rodríguez, vicepresidente de ANFALUM (Asociación Española de Fabricantes de Iluminación).
 
Numerosos gobiernos han tomado la decisión de dar paso a esta nueva generación de lámparas, que necesitan de mucha menos energía y duran más tiempo, aunque resulten un poco más caras. También compañías como Phillips llevan años apostando por la desaparición de la bombilla tradicional.
 
La Unión Europea pretende implantar su uso generalizado a partir de 2011. Aún así, la implantación de estas lámparas de ahorro sigue siendo escasa.
 
Más bonitas
 
Sin embargo, la ampliación de programas de suministro de los fabricantes hace que se vean estas lámparas de forma más aceptable, especialmente por las nuevas formas y tonos de color que las hacen más atractivas de cara al usuario.
 
Se puede cambiar todas las lámparas del hogar manteniendo la misma cantidad de luz, ya que han mejorado mucho y hoy en día apenas hay diferencia lumínica.
 
A pesar de ello, uno de los principales problemas sigue siendo que la rapidez de encendido es algo menor. La Unión Europea recomienda dividir entre cuatro los vatios de potencia de una bombilla tradicional para saber cuál es su equivalente de bajo consumo.
 
Cuidas el ambiente
 
El sitio web "One Billion Bulbs" nos permite calcular el ahorro de dinero y energía dependiendo de diversos parámetros: el tipo de foco que utilicemos, el país y la media de horas que la usamos.
 
Los detractores dicen que estos nuevos fluorescentes contienen mercurio, un contaminante muy nocivo para la salud, y no hay apenas programas para su reciclado.
 
Los ecologistas alertan además de los daños que esta sustancia tóxica puede causar en la salud de las personas y en el medio ambiente, si no hay un reciclaje correcto.
 
A pesar de ello, el mercurio es un material imprescindible para la fabricación de estas lámparas, aunque es un material tóxico muy contaminante. En una bombilla de bajo consumo, hay entre uno y cinco miligramos, una cantidad ínfima.
 
Fácil reciclaje
 
Respecto al reciclaje, los consumidores pueden entregar sus unidades fundidas en los mismos puntos de venta en que fueron adquiridas. En ferreterías, grandes almacenes y tiendas de electricidad pueden verse contenedores para depositar los focos fundidos.
 
El vicepresidente de ANFALUM, Benito Rodríguez, tiene claras las razones por las que se quiere alarmar sobre el uso de las CFL: "En algunas comunidades autónomas, se percibe que ese proceso de reciclaje tiene que ver más con el interés de algunos responsables políticos en el tema de medio ambiente".
 
Un futuro iluminado No sólo los focos de bajo consumo representan el futuro de la iluminación mundial. La tecnología LED (diodos luminiscentes) se presenta como elección de futuro, a pesar de que es conocida desde los años sesenta. Las LED están ya presentes en nuestra vida diaria: son esas luces que hay en los interruptores de plástico de muchos aparatos eléctricos.
 
Entre las ventajas de estas lámparas encontramos su duración, más del doble que una bombilla de bajo consumo, y el poco espacio que ocupan a pesar de dar la misma luminosidad. Sin embargo, su precio sigue siendo mayor que en el resto de las opciones.
 
Las LED se han comenzado a integrar en televisores de última generación que permiten una definición mayor. En definitiva, varias son las posibilidades que se presentan al usuario para renovar la iluminación de su vivienda.
VIDEOS DESTACADOS